otras valencias

En el Museo del Pan siempre hay más por descubrir. Una inmersión cultural que se complementa con un bar-biblioteca, una tienda de comestibles, un carrusel temático y el atelier del museo, para una experiencia completa.

bar - biblioteca

patrimonio cultural

El Bar-Biblioteca del Museo del Pan cuenta con una colección bibliográfica que constituye un centro de referencia para investigadores, estudiosos y curiosos de los temas relacionados con el pan, garantizando la salvaguarda, valoración y divulgación del patrimonio y promoviendo el espacio como recurso de referencia nacional para la investigación en esta materia.

una pausa en el tiempo

Aquí se reúne una colección bibliográfica de especial relevancia. Con innumerables obras y títulos de publicaciones periódicas, mapas e importantes colecciones de manuscritos y libros antiguos, este es un espacio en el que se puede leer saboreando un café y bajo el encanto del paisaje, un lugar en el que parece que el tiempo se detiene.
También se destaca la decoración del espácio, com las piezas ex-libris del Museo realizadas com masa de pan por el equipo del Taller de Arte del Museo, en especial las dos lámparas de techo y el mural com la palabra “Pan” escrita en numerosos idiomas.

tienda

un viaje por los sentidos

En la tienda, déjese llevar por el olor del pan recién horneado. Desde el pan de trigo con chocolate, pasando por el pan de avena, trigo y centeno, hasta el pan de maíz blanco y amarillo, aquí también es posible descubrir, cada mes, el pan especial del Museo, un verdadero viaje gastronómico por el maravilloso mundo del pan.

un viaje por los sabores

También podrá disfrutar de las conservas de Comur, con cerca de 30 variedades elaboradas minuciosamente en un proceso de producción artesanal, los embutidos, las mermeladas, la miel, el queso Serra da Estrela DOP, los licores y los productos sin gluten de nuestra marca.

un viaje por los recuerdos

En un homenaje a los pastores, descubra las almohadas exclusivas, fabricadas con lana de oveja 100% Bordaleira de la Serra da Estrela. Cada almohada es única y especial: el relleno interior es de pura lana, la funda interior lleva el número de serie correspondiente a una oveja y la funda exterior muestra la oveja en un lado y un año, desde 1922, en el otro. Una exclusiva del Museo del Pan, en el corazón de las montañas.

carrusel

la historia del carrusel

Con un nombre que deriva de las palabras italiana «garosello» y española «carosella», que significan «pequeña batalla», el origen del nombre «Carrusel» está en las antiguas máquinas que servían como ejercicio de preparación de combates que practicaban los caballeros turcos y árabes en el siglo XII y que posteriormente copiaron los cruzados durante la Edad Media.

el carrusel a través de los siglos

En el siglo XVIII, los carruseles se popularizaron en los parques públicos de Europa como forma de entretenimiento. Tradicionalmente compuestos por caballos de madera que se movían arriba y abajo simulando el galope, los carruseles se movían por tracción animal o humana, sin plataformas, y los caballos se fijaban con cadenas.
A mediados del siglo XIX se colocaron plataformas en los carruseles, movidos por máquinas a vapor, y más tarde se instalaron motores eléctricos y se añadieron luces y música, aportando al carrusel un encanto especial que perdura hasta los días de hoy.

carrusel del museo del pan

El carrusel del Museo del Pan, mandado construir especialmente para este espacio y teniendo el pan como tema, lo ha fabricado el mismo constructor del carrusel de la Torre Eiffel de París, y es precisamente un homenaje a los recuerdos de infancia de cada uno de nosotros: los del pan caliente saliendo del horno de leña y los de la magia que los carruseles nunca han perdido. Por ello, le invitamos a viajar en el tiempo de forma gratuita en este carrusel para todos, independientemente de la edad. Porque en el Museo del Pan siempre es momento de soñar.

masa madre

Diariamente, un equipo calificado de profesionales garantiza la producción del delicioso pan artesanal que abastece al Restaurante, Bar y Mercearia del Museo del Pan. Más que reproducir viejas recetas, la preocupación es renovar y reinventar recetas, garantizando la calidad e identidad del pan. Cada mes se crea un nuevo pan que desafía el paladar de los visitantes. El Museo del Pan ha creado una masa madre única, cariñosamente llamada “El Valor del Tiempo”, que está, desde septiembre de 2021, registrada en la “Biblioteca de Pasta Madre Puratos”, inaugurada en 2013 en el Centro para el Favor del Pan en Saint -Vith , Bélgica, que reúne una colección de masas madre con más de 700 cepas de levadura y 1.500 bacterias lácticas de todo el mundo.